Día de la Vera Cruz. Instalación colectiva y verbena.

0
189

Cruz de mayo
Celebrar la verdadera cruz llegó con los españoles a América. Entendida como un símbolo y recordatorio del sacrificio de su principal profeta, la Iglesia Católica Apostólica y Romana compartió o impuso su ideal en los distintos pueblos a los que llegaron.
Más allá de España; Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Trinidad y Tobago son países que celebran la llamada Fiesta de las cruces; compartiendo esta identidad con sus respectivas aristas locales.
La Cruz de mayo, en el haber popular, es una festividad que involucra el lado social y humano más profundo del mexicano. Permite no solamente unidad entre los creyentes, sino que también es la oportunidad para hacer convivencia desde el momento en que se convoca a la preparación de la fiesta.

La festividad en el puerto Veracruz reúne a los de la casa o la vivienda colectiva, es el sitio donde todavía encontramos la añoranza de nuestros patios de vecindad y permite sentir lo que era la unión del barrio; ese donde colaboraban por igual el músico que animaba, los hombres que departían, el patrón o el jefe que proveía, y la mujer que cocinaba.
Celebrar la Cruz de mayo es reunir a diferentes identidades: las cercanas y las distantes, las ajenas y las propias, las aprendidas y las heredadas, las artísticas, las gastronómicas; todas ellas en un conjunto que construye, más que en el plano físico, en el plano de nuestra sociedad.

Esta muestra colectiva reúne a 80 participantes de los municipios de Cosamaloapan, Poza Rica, Tlacotalpan, y desde luego, Veracruz; conjuntando desde la perspectiva plástica la riqueza de una tradición que, en la actualidad, es más que una fiesta religiosa: es la celebración de nuestra identidad.
Agustín Guerola

No hay comentarios